Todo sobre el servicio de acompañamiento hospitalario

Desafortunadamente los salmantinos no se libran de las adversidades que tarde o temprano acaban haciendo mella en la vida de muchos españoles en general. Un claro ejemplo son los problemas de salud que obligan a un familiar a ingresar en un hospital. Si bien es cierto que en ocasiones se trata de algo bastante fugaz, por desgracia también son comunes las estancias hospitalarias de considerable duración.

Es en este tipo de situaciones cuando, más allá de los dolores y las molestias por las que pasa el enfermo, también surgen complicaciones por parte de los familiares. Concretamente nos referimos a que resulta difícil permanecer junto al afectado a lo largo de todo el día e incluso la noche.

De hecho, por muy numerosa que sea la familia en cuestión, es prácticamente imposible lograr que alguien esté al lado del paciente durante las 24 horas. Pero, ¿y si se opta por contratar un servicio profesional? Existe, y cada vez tiene más éxito. Hablamos del acompañamiento hospitalario.

Profesionales con una gran versatilidad

Son numerosos los aspectos que llevan a los especialistas de este ámbito a destacar. Entre los más reseñables merece una mención especial el de la versatilidad. Dicho factor guarda relación con numerosos detalles que iremos describiendo a continuación.

El primero de ellos hace referencia a la gran capacidad de adaptación en lo referente a los horarios. Por ejemplo, quizá entre semana la familia solo pueda estar un par de horas con su ser querido, mientras que tal vez el viernes, sábado y domingo la disponibilidad sea mayor en este sentido.

Indistintamente del caso, el profesional asignado es capaz de adaptarse a los requerimientos y las preferencias de cada familia. Otra clara muestra de ello reside en ofrecer bonos nocturnos que abarcan un turno de doce horas en total. Y es que algunas familias pueden irse turnando a lo largo del día, pero al llegar la noche necesitan descansar estando alejados de las incómodas butacas que tan habituales son en los centros hospitalarios.

Sea cual sea la disposición horaria, basta con informar previamente al profesional para que proceda a estar en el hospital cuando sea necesario. Por supuesto, el servicio también puede ser prestado diurnamente.

No solamente nos referimos al acompañamiento, sino adicionalmente a la asistencia. Teniendo en cuenta que el servicio del profesional no puede interferir en las labores propias del equipo de enfermería, todo lo demás sí es realizable por el trabajador encargado del familiar.

Entre las muchas acciones que lleva a cabo a lo largo del día y de la noche se encuentran las siguientes. Una de las más habituales se resume en acompañar al individuo hasta el cuarto de baño, ayudándole a hacer sus necesidades si es preciso.

También es común prestar ayuda a la hora de ingerir alimentos, recostándole sobre la cama para mantener una postura óptima. A su vez, en caso de que el ser querido tenga algún tipo de petición, la misma trata de ser satisfecha cuanto antes por el acompañador hospitalario.

Bajar la persiana para que no entre tanta luz, humedecer una toalla y colocársela sobre la frente o trocear la comida son algunas de las solicitudes habituales. Aunque aquí no terminan las acciones que demuestran lo versátiles que llegan a ser este tipo de profesionales.

Por si fuera poco, al final de su jornada elaboran un informe. Precisamente este documento da pie a mencionar la primera de las ventajas que conlleva la contratación del servicio de acompañamiento hospitalario, refiriéndonos sobre todo a las que reciben los familiares que no pueden estar todo el tiempo con el enfermo.

Beneficios muy a tener en cuenta

Primeramente es reseñable el mayor nivel de tranquilidad que pasan a tener todos los familiares. Dejar a su ser querido solo en el centro hospitalario en cuestión no es agradable ni para él ni para sus allegados. Afortunadamente, saber que a su lado se encuentra un especialista les otorga una impagable sensación de calma.

En ello también colabora el hecho de saber cómo ha estado el enfermo a lo largo de las horas en las que ha sido atendido por el profesional. Incluso sin necesidad de hablar con el especialista pueden averiguarlo por medio del informe citado en anteriores líneas, el cual es dejado en la misma habitación del hospital para que el próximo familiar se lo encuentre en formato físico.

Absolutamente todo es detallado al pie de la letra, desde la temperatura corporal debidamente tomada por el profesional de enfermería hasta el estado de ánimo que ha ido teniendo el enfermo durante el transcurso de la jornada. Saber este tipo de información es crucial para el bienestar de los familiares.

A estos aspectos hay que sumar otro que también es fundamental: se evitan los turnos entre la familia, impidiendo así que el cansancio y las incomodidades se apoderen de padres, abuelos, tíos, primos y demás allegados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s