Purines de porcino y vacuno de Salamanca para generar energía eléctrica

Las poblaciones salmantinas de Juzbado y Guijuelo contarán, por primera vez en Castilla y León, con sendas plantas de biogás que servirán para convertir los purines de las vacas y los cerdos en fuente de energía eléctrica.

La primera será inaugurada de forma oficial por ENUSA durante el próximo mes de enero en las instalaciones que tiene en la localidad de Juzbado, donde fabrican elementos combustibles a partir del óxido de uranio para las centrales nucleares.

Según han informado a EFE los responsables de ENUSA, la construcción de esta planta, cuyas obras se iniciaron el pasado mes de marzo, están motivadas por el desarrollo medioambiental, ya que en la provincia de Salamanca, y tampoco en Castilla y León, no existe una plata para el tratamiento y el aprovechamiento de los purines.

La tecnología que ha utilizado para la construcción de esta planta transformadora de excrementos animales se ha exportado de países como Alemania, Dinamarca y Austria, donde trabajan desde hace alguno años con este tipo de plantas de biogás.

Según ENUSA, dado que este tipo de instalaciones suponen “una solución a la gestión de este tipo de residuos de origen agroganaderos”, en un futuro prevé construir más plantas de estas características.

Según las primeras estimaciones, en el primer año de funcionamiento, esta plata recibirá alrededor de 20.000 toneladas de residuos procedentes de los purines que generan algunas explotaciones ganaderas de la provincia de Salamanca.

Estos residuos serán tratados durante setenta días en el digestor de la planta de biogás y los responsables de ENUSA han calculado que se producirán al año 4.000 GWh (Gigavatios-hora).

Las aguas residuales sobrantes después de ser tratadas serán derivadas a los campos de cultivo de la zona para su aprovechamiento con efluente de abono.

En total, la inversión ejecutada para construcción de esta planta de biogás ha sido de tres millones de euros.

Hace unos días, ENUSA realizó la primera prueba de funcionamiento de la planta y exportó sus primeros kWh (Kilovatios-hora) a la red eléctrica.

José María Julián del Águila, responsable de la empresa MAGUISA, que tiene en Guijuelo uno de los mataderos de porcino con mayor volumen de sacrificio del mundo, ha avanzado a EFE que en la próxima primavera iniciarán la construcción de una planta de biogás en una superficie de 12.000 metros cuadrados contigua al matadero.

“El objetivo es generar electricidad y, parte de ella, utilizarla para suministro energético del propio matadero”, ha explicado Del Águila.

Este matadero se gasta anualmente una media de 420.000 euros en llevar los purines y los restos orgánicos del cerdo a diferentes plantas de tratamiento, “un gasto que se ahorrará con la construcción de esta planta, que queremos que esté en funcionamiento a finales de 2012”.

Este tipo de plantas asociadas al sector cárnico se construyeron por primera vez en España en la región de Cataluña y en Castilla y León no existe ninguna asociada a los mataderos.

Maguisa destinará para su construcción un montante de tres millones de euros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s